Arquitectura, BLOG PROYECTOS

Casas Cubo, Países Bajos

Casas Cubo

¿Alguna vez has escuchado hablar sobre las Casas Cubo? Si tu respuesta es no, aquí descubrirás todo acerca de ellas, desde quien fue su fundador hasta conocer porque son consideradas un hito de la construcción moderna.

En la ciudad de Róterdam, famosa por su gran cultura, hermosos patrimonios y por su arquitectura innovadora, fueron construidas 38 casas en forma de cubo en 1984. Esta edificación fue diseñada por el famoso arquitecto holandes Piet Blom, que buscó crear algo único y nunca antes visto en los Países Bajos. Como legado forma parte del movimiento de arquitectura lúdica de los años 70 en Países Bajos. 

Un dato interesante es que fueron construidas sobre un viaducto que conecta el viejo puerto de la ciudad de con el centro. Además, cabe destacar que se construyó bajo el concepto de un “techo urbano”; es decir, viviendas de alta densidad que dejan espacio funcional a nivel de piso para hacerlas totalmente habitables, e incluso actualmente albergan un hotel para turistas. 

¿Qué son las Casas Cubo?

Son un conjunto de casas planeadas como un bosque urbano para que cada cubo represente un árbol, y en su totalidad son un pequeño pueblo dentro de la ciudad. 

Las Kubuswoning (en neerlandés) como su nombre lo indica tienen una forma de cubo, pero su peculiaridad principal es que cada una de ellas están unidas entre sí, por lo que se podría decir que son una sola edificación. Cuentan con una densidad de 100 metros cuadrados, pero los habitantes que residen en ellas sólo disponen de 22 metros de altura y 7.5 metros de ancho, pues la gran parte del espacio sobrante únicamente es para darle mayor espectacularidad visual.

Se compone de tres plantas: en la planta principal encontraremos la cocina y el comedor, después en el segundo piso están situados los dormitorios y baños, y por último, en la tercera planta encontramos un ático que nos permite apreciar una maravillosa vista a la ciudad.

Cabe resaltar que cada una de las casas están inclinadas sobre una columna hexagonal, es decir, disponen de seis lados en total: tres mirando hacia el suelo y tres orientados hacia la parte de arriba en un ángulo de 54.7 grados. Esto de diseño de esta manera para darle un diseño jamás antes visto, pero sorprendentemente, las personas que viven en ellas no tienen que lidiar con la inclinación, ya que su interior es completamente recto.

Sus materiales y acabados fueron estructurados con los mejores elementos para darle resistencia a las casas,  pero también un gran aspecto visual. El cubo se compone de un esqueleto estructural de madera sobre pisos de hormigón reforzado; tanto su estructura externa como la interna están cubiertas por paneles de fibrocemento de 18 milímetros y con lana de roca como aislamiento en el medio. Todas sus ventanas están reforzadas con vidrio doble y vidrio de alambre, pues al ser una estructura inclinada se utilizaron materiales que soportan el peso e inclinación de estas peculiares casas.

Un dato interesante es que todo el proceso de construcción se realizó en diferentes lapsos de tiempo: primero se comenzó con la construcción del puente de acero y hormigón para más adelante construir el nivel superior de la casa de cubos.

No cabe duda que es un concepto totalmente urbanizado que va de la mano con la innovación y avances estructurales que han surgido en el siglo XXI. Definitivamente  rompió todos los paradigmas estructurales, pues crear casas de forma diagonal es algo que únicamente se veía en las películas o en historias de ficción.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *