Arquitectura, BLOG PROYECTOS, Obras y proyectos

Museo del Medio Ambiente, Montreal

La Biosfera es un museo que dedica su espacio al agua y al medio ambiente. Fue creado por el arquitecto Richard Buckmister Fuller en 1967, pero fue hasta 1990 cuando se aprobó convertir el lugar en un museo dedicado a la ecología, observación y estudio del agua. 

En 1995 fue inaugurado como Museo del Agua. En el 2007 la Biosfera cambió su nombre para convertirse en el Museo del Medio Ambiente. En su interior puedes encontrar actividades interactivas y exposiciones sobre los principales problemas ambientales que existen en la actualidad como el cambio ambiental, escasez y falta de agua, contaminación, derretimiento de polos, desarrollo sostenible…

Originalmente fue construido por el arquitecto Fuller como el pabellón de Estados Unidos para la Exposición Universal de 1967. En principio el edificio estaba formado por una estructura de celdas de acero de tres pulgadas y acrílico y utilizó un complejo sistema de cortinas para controlar la temperatura interna de la biosfera.

Además, se construyó con diseños sostenibles fácilmente replicables con la intención de  ser un ejemplo para los arquitectos: mostrar que se pueden utilizar instrumentos de innovación para crear el bien de la humanidad; dicho por el mismo Buckminster Fuller. 

Biosfera, Montreal

Su estructura reproduce el 75% de una esfera, convirtiéndola en la edificación de este tipo más importante del mundo. Cuenta con un diámetro de 76 metros y 62 metros de altura. La cúpula está formada por la unión de dos figuras, pues la intención de Fuller era que los usuarios pudieran apreciar la vista desde dentro. Adaptó un icosaedro (serie de triángulos equiláteros) para darle una forma más rectangular que por sí sola declinaría la edificación.

Hoy en día es un símbolo muy importante para la ecología, pues desde el interior se domina la Isla de Santa Elena y el Río de San Lorenzo. 

La Biosfera probablemente es el lugar más visitado y fotografiado de Montreal, ya que su estructura es fascinante por su enorme densidad y a la esfera que detalla un arte conceptual nunca antes visto. Desde que llegas al recinto se siente un ambiente natural, y conforme te vas acercando, sientes un atmósfera cálida gracias a que está rodeada de un enorme parque que complementa la gran experiencia visual del museo.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.