BLOG PROYECTOS

Museo de Historia Natural de Shanghái: Arquitectura bioclimática

Museo de Historia Natural de Shanghái

Este museo te impresionará con su arquitectura inspirada en la naturaleza

En los últimos años, la ciudad de Shanghái se ha convertido en uno de los mejores destinos turísticos del mundo. Su vanguardia en las edificaciones y distintos estilos arquitectónicos aplicados en diferentes puntos de la urbe, hacen que los turistas pongan su mirada sobre esta ciudad y el Museo de Historia Natural de Shanghái no es la excepción.

Edificación inaugurada en 2015 deja en claro la importancia del mundo natural y su relación con la arquitectura y el manejo de los espacios públicos. El diseño del Museo de Historia Natural de Shanghái fue creado por Ralph Johnson, miembro de la firma Perkins + Will Global, inspirado en el caparazón de los moluscos conocidos como nautilos, una de las formas geométricas más puras de la naturaleza. 

La fachada principal del edificio procura representar las células que conforman a las plantas y animales en el planeta. También en una de sus fachadas laterales un jardín vertical reviste el muro y se complementa con los jardines en los que la gente puede convivir con el entorno natural del lugar. En su interior, la luz es un punto clave para entender el avance tecnológico con el que cuenta el museo, ya que en sus muros se utiliza una piel inteligente que maximiza la luz del día y reduce al mínimo la ganancia solar.  

Para mantener adecuadamente el clima del lugar, hay un estanque que provoca enfriamiento por evaporación, mientras que se utiliza la energía del interior de la tierra para refrigerar el lugar. El manejo del agua por parte de la edificación recoge la lluvia y la almacena en un estanque para su posterior reutilización. El Museo de Historia Natural de Shanghai tiene una extensión de más de 44 mil metros cuadrados. Y en su interior puedes encontrar 10 mil artefactos que explican la historia natural de los 7 continentes. 

Además de esto hay un teatro con funciones en 4D, un jardín de exposiciones al aire libre y un atrio de 30 metros de altura que asombra a todos los visitantes con su abundante luz natural filtrada a través de una llamativa pared de cristal inspirada en las estructuras celulares. Esto lo convierte en uno de los museos más sorprendentes por su tecnología de las últimas décadas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.