Interiorismo

Cómo tener una casa saludable

En ocasiones no le prestamos suficiente atención al espacio en el que nos desenvolvemos diariamente, aunque esto no quiere decir que tengamos en malas condiciones nuestro hogar. Esto se debe a que prestamos atención a grietas, goteras o renovación de pintura, pero tal vez nunca nos hemos puesto a pensar si nuestra casa “está sana”.

Algunos aspectos con los que nuestra casa debe contar para estar sana son:

  • Suficiente entrada de luz natural. Aunque haya buena instalación eléctrica, la luz solar siempre va a dar mayor calidez al hogar, lo cual interfiere en el estado de ánimo de las personas, para que se puedan mantener alegres y positivas.
  • Calefacción. Si la casa es fría, ocasionará que las personas todo el tiempo quieran estar tapadas, sin ánimo de estar activos y hacer más cosas, incluso pueden ser más propensos a enfermedades, por ello es bueno tener una buena calefacción o un aislante térmico, lo cual resultará en personas con más energía.
  • Aislantes acústicos. Si en casa se oye mucho ruido, no se podrá tener un descanso profundo y reparador, por lo que es conveniente contar con un buen aislante acústico que amortigüe el sonido externo, para beneficio del buen descanso y la salud.
  • Ventilación. Una adecuada ventilación influye en el buen ambiente de la casa. Las corrientes de aire y las plantas en el interior sirven para purificar el aire que se respira en las estancias.
  • Humedad. Los niveles de humedad en los hogares pueden causar enfermedades, ya sea por la misma humedad en el ambiente o por el moho en las paredes. Las personas que habitan en casas con humedad sufren mayor índice de irritación de garganta que las personas que en casa tienen un mejor manejo de este elemento.
  • Pisos. En ocasiones el piso que se coloca en las casas puede resultar en eco al pisar, por lo que es importante elegir un buen piso que reduzca o amotigüe el paso de las personas y así disfrutar más la estancia con compañía.

 

Si tu hogar no cumple con todos estos puntos, no te preocupes, puedes comenzar por las cosas simples, como mejorar la ventilación y los problemas de humedad. Verás que con ello comenzarás a sentir una mejor permanencia en casa, lo que te llenará de vitalidad y felicidad.

Entradas Relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *